lunes, 8 de mayo de 2017

Décimo viaje - El Verraco de Guaca

  10ª PUEBLIADA ROTARIA - MIÉRCOLES  10 DE AGOSTO 2016 – El Verraco de Guaca

NOTA DEL EDITOR- A raíz de nuestra décima puebliada rotaria que incluyó una visita a Heliconia y sus salinas de Guaca, muchos lectores nos escribieron pidiéndonos que contáramos algo mas preciso sobre el Verraco de Guaca, expresión y leyenda o mito, que hace parte de nuestras leyendas. Le hemos pedido a nuestra anfitriona en Heliconia, la activísima profesora Amparo Arenas Caro, directora de la Biblioteca del pueblo -y como complemento a nuestra crónica anterior-, que nos recabara información sobre el tema, y nos ha enviado la siguiente versión de este mito.

El Verraco de Guaca

Heliconia como todos los pueblos antiguos de Antioquia, tiene sus leyendas originales que parten de versiones, que según antiguos conocedores, tiene toda la veracidad, como la del curioso vocablo El Verraco De Guaca, que tiene resonancia en todo el país y aún fuera de él.

Dicen tales versiones, que a finales del siglo pasado, cuando se iniciaba la tecnificación de las salinas de Guaca, esta tierra era gran productora  de maíz, y los cerdos que se criaban por todas partes, se largaban libremente a los plantíos para que disfrutaran de la abundancia. Lográndose con esto una cava de gran rendimiento con muy poco sacrificio.

En una de estas largadas, se extravió un cerdo padre de gran tamaño sin que se supiera más de él. Poco tiempo después empezó a sentirse a altas horas de la noche el curioso fenómeno de unos exagerados y estruendosos gruñidos de cerdo que alarmaban a los moradores, quienes no alcanzaban a imaginar la causa de tan espantosos ruidos, que se repetían noche a noche por el barrio Hatillo hacia la placita y demás alrededores de las salinas.



Esto era increíble y solo se decían espantados: ahí viene el Verraco de Guaca.  Así, dándole distintos denominados al asunto tales como: espanto, fantasma ilusión mala, se buscó insistentemente sin ningún resultado el motivo de tan curioso fenómeno que originó los más ingenuos comentarios de superchería.

Alguna vez, saliendo de casería unos guaqueros aficionados, encontraron que en uno de los montes vecinos vivía en forma ya salvaje el famoso cerdo extraviado, que había alcanzado un tamaño salvaje, descomunal, tomando horrible  forma de fiera destructiva. Fue sorprendida y cazada a escopetazos, y llevada  al pueblo  con una abrumadora afluencia de gente de la región que gritaba emocionada: “Ahí viene el Verraco de Guaca”. A partir de esta fecha no volvieron a sentirse los espantosos gruñidos nocturnos y todo regresó a la normalidad. En el Pedestal levantado en noviembre de 2011 en el pequeño parque de Heliconia para exhibir la representación escultórica del Verraco de Guaca, hay una placa con versos cojos  de Joaquín Romero Díaz, que cuenta, a su modo, esta leyenda:


Heliconia, antigua Guaca,/ perseguida por su oro/ explotada por su sal/ es cuna de la leyenda/ del un Verraco descomunal/.

No hay comentarios:

Publicar un comentario